sábado, 31 de mayo de 2014

¿Por qué es importante innovar en el aula?




¿PORQUÉ ES IMPORTANTE INNOVAR EN EL AULA?




El equipo de Fundación Telefónica ha relanzado su sitio web dedicado a la educación,EducaRed. Para ello conversamos con Julio César Mateus, investigador y docente de la Universidad de Lima, y consultor de Fundación Telefónica, para hablar sobre el nuevo sitio, sobre los talleres que van a realizar y también para dialogar sobre la importancia de la innovación en el aula.  (entrevista publicada en www.elmorsa.pe)


lunes, 12 de mayo de 2014

Juan y María te enseñan tus derechos (aprendiendo sobre derechos en una historieta)

 "Juan y María te enseñan tus derechos" es un texto que todo maestro debe tener

Este libro fue publicado en diciembre del 2013 por el Ministerio de Justicia con la finalidad de tener un instrumento lúdico y dinámico que permita abordar el tema de los derechos fundamentales. La publicación -que es de libre descarga- permite que docentes y facilitadores dialoguen con niñas, niños e incluso adultos sobre temas vitales como el derecho al nombre o a jugar.

A continuación citamos parte de la presentación realizada por Daniel Figallo, ministro de Justicia y Derechos Humanos.

"La historia de Juan y María y de sus amiguitas y amiguitos, transcurre a lo largo de un día. Desde que los niños se despiertan y desayunan, hasta que van a la escuela, juegan, estudian y regresan a casa, ellos aprenden qué son los derechos humanos y cuál es su importancia. Durante este día de clases, nuestros amiguitos tomarán conciencia de la importancia de la alimentación, del derecho a tener un nombre, del derecho a la salud y lo más importante: sabrán que todos somos libres y lo seremos siempre, en la medida que nos tratemos como iguales".



Caminando en el amor: la "Era Landázuri"


Caminando en el amor: 
la "Era Landázuri"
* Columna La Periferia es el Centro
Pbro. Carlos Castillo

El 19 de diciembre pasado se cumplieron 100 años del nacimiento del Cardenal Juan Landázuri Ricketts, inaugurándose un año para recordar a quien fuera Pastor de la Iglesia Peruana durante más de 35 años. Con esta ocasión algunos amigos del Cardenal nos hemos unido para expresar nuestra amistad y agradecimiento en la forma de un libro, Caminando en el Amor, publicado por el Fondo Editorial de la PUCP. Deseamos quede grabado testimonialmente el legado de un hombre de fe que supo ser humilde servidor de la Iglesia, en la perspectiva de los pobres, y del Perú todo.

Hoy que felizmente corren vientos de renovación en la Iglesia, gracias a la inspirada elección del Papa Francisco, la actitud, también franciscana del Cardenal Landázuri nos ayuda a soñar y realizar el futuro próximo de los creyentes peruanos de nuestros días.

Apertura y misión desde los pobres
El Cardenal Landázuri sirvió a la Iglesia como autoridad durante 38 años; coadjutor desde 1952, y arzobispo de Lima desde 6 de mayo de 1955. Lima, con poco más de un millón de habitantes, comenzaba a crecer; al final de su periodo (1990) llegaba a los seis millones. En sus “Recuerdos de un Pastor” señala: “Hacia los años cincuenta comenzaron a desarrollarse las barriadas alrededor de Lima, constituyéndose conjuntos de viviendas insalubres… Eran tantos los problemas que aquejaban a estos pobladores que la ayuda brindada… era insuficiente… las autoridades… como la ciudadanía, parecían no advertir la dimensión del drama que se estaba gestando en las barriadas ni las graves consecuencias sociales que podrían derivarse de la vida infrahumana de sus pobladores, que vivían en rústicas y pobres viviendas… Además no tenían postas de asistencia médica, ni parroquias… (p59). 

Desde antes del Concilio Vaticano II, y más después de él, Landázuri, abierto a las nuevas exigencias de esta realidad social y humana, valorando las iniciativas de sacerdotes y laicos comprometidos, decidió construir la Iglesia de su inmensa arquidiócesis (Lima centro, Carabayllo, Chosica, Lurín y Callao) desde aquel mundo que surgía. Este solo hecho muestra suficientemente su espíritu renovador; antes comprendiendo, apreciando y valorando a sus fieles que juzgándolos, sacó a nuestra Iglesia y a Lima de un cierto encierro indiferente, anchando la visión, impulsando a dialogar con la gente y a dejarse interrogar por las necesidades espirituales y materiales de los pobres. Por ello, justamente, puso las periferias en el centro, y suscitó múltiples modelos parroquiales propios de una iglesia dinámica que se renovaba internamente al calor de la misión hacia los “pueblos jóvenes”, y manifestaba su palabra profética, clara y oportuna.

Instituciones, como la “Misión de Lima” en 1957 -evangelizadora y promotora de poblaciones marginales- (“Por Cristo para un Perú mejor”), no realizaron una asistencia paternalista sino la dignificación de los pobres como sujetos de sus propias vidas: “Su organización estaba inspirada por la idea de ayudar a ayudarse a sí mismos… fue… reconfortante el afán de progreso y superación de los pobladores… han sabido enfrentarse valientemente a todas las dificultades y… demostrado un admirable espíritu de solidaridad comunitaria” (Recuerdos, 60).


* Esta columna se publica todos los jueves en el diario La República

La Periferia es el Centro. A finales del 2012, con ocasión de los 50 años del Concilio Vaticano II, un conjunto de personas coincidieron en el deseo de intercambiar y reflexionar sobre el impacto que aquel acontecimiento eclesial tuvo, no solo en la vida interna de la Iglesia como comunidad, Pueblo de Dios, sino en su relación con el mundo moderno.