domingo, 20 de abril de 2014

Podemos, debemos reaccionar




La Periferia es el centro es una columna colectiva que se publica todos los jueves en La República. El objetivo es abordar con un lenguaje breve, accesible y periodístico, temas de la realidad social y eclesial en la perspectiva de VAT II, etc. Participan reconocidas figuras e intelectuales como Rolando Ames, María Rosa Lorbés, Cecilia Tovar, entre otros. Aquí un fragmento de la columna publicada el jueves 10 de abril 2014.

 Podemos, debemos reaccionar

Felipe Zegarra R. (*)
El juicio de Nüremberg”, obra presentada el reciente fin de semana por la Facultad de Derecho de la PUCP, expresamente conduce a pensar cómo el hábito de la tolerancia con el mal nos mueve a una primera reacción de indiferencia hacia él, y después a su aceptación y a la participación en él.
En el Perú, es para muchos muy claro que vivimos un clima de exclusión, encubierta de una notoria prescindencia de los que consideramos “diferentes”, así como de una creciente tendencia al consumismo. Eso, vinculado a las graves secuelas del conflicto armado interno (mayo 1980 hasta fines del siglo XX), ha generado una inusitada violencia que produce una gran inseguridad.
Frente a este ambiente, se me viene a la memoria un texto del más antiguo de los Evangelios, que ahora me limito a presentar en su primera parte: “Al llegar el sábado, entró Jesús en la sinagoga, y se puso a enseñar. Y quedaban asombrados de su doctrina, porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas” (Marcos 1,21-22). Escribas y Jesús tenían, de hecho, funciones de “maestros”, pero mientras que los primeros reclamaban –de una u otra forma- que les fuera reconocida una autoridad vertical, Jesús, simplemente “tenía” esa autoridad, era “autor” de su propia enseñanza acerca de Dios. Otros muchos textos lo muestran cercano a la gente –en su mayoría pobres, campesinos o trabajadores manuales (“gente de la tierra”)- a los que la sociedad de entonces trataba como pecadores y aún como pecadores públicos.
(*) Sacerdote y teólogo


0 comentarios:

Publicar un comentario